ESCUDO Corazón Inmaculado de María - Sentmenat - Educación católica integral desde 1984 Síganos en:
FACEBOOK GOOGLE +

93 715 34 08

**Optimizado para Chrome y Firefox**
IDEARIO

El espíritu que anima el Colegio se define por su mismo nombre: hacer de todo el Colegio una Casa de la Virgen María, vivir la devoción a su Corazón Inmaculado, y por medio de ese Corazón de Madre, servir a Nuestro Señor Jesucristo. El Reinado Social del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María es el ideal del Colegio.

En consecuencia el Colegio pondrá su afán en educar personalmente en:
  • La doctrina y moral católica y en la doctrina social de la Iglesia.
  • La formación de una conciencia moral, profesional y social.
  • El respeto a las Leyes.
  • La valoración y aprecio de la historia y de todas las tradiciones hispánicas. De modo muy especial, valorará el legado de Cataluña y del pueblo catalán, a lo largo de la historia, a la común tradición de las Españas, así como el conocimiento de la lengua catalana y el aprecio a la genuina catalanidad.
  • El ejercicio de las virtudes sociales de compañerismo, austeridad, espíritu de servicio, sinceridad, lealtad.
  • El desarrollo de la propia iniciativa y la creatividad, así como una básica preparación física y artística.
  • Vivir la caridad cristiana, no solamente en el amor a la propia familia y a los más próximos, sino en la atención a los más necesitados.
  • Amar a la Santa Iglesia, a su historia, a las Misiones, a toda la Cristiandad con un corazón abierto a lo noble y heroico de la Iglesia en cualquier lugar de la Tierra.
Este ideal supone con relación a las familias:
  • INFORMACIÓN CONTINUADA: Las familias tienen información periódica de la evolución general de sus hijos a través de las respectivas tutorías.
  • UNIDAD DE CRITERIO: Entre la familia y el Colegio ha de reinar una mutua inteligencia y confianza. La influencia del Colegio será nula o muy escasa si la familia contradijera teórica o prácticamente los principios de educación cristiana del Colegio.
  • SINCERIDAD EN LA ADHESIÓN: Para formar parte del Colegio, es preciso que tanto por parte del alumno como de la familia solicitante, se acepte de buen grado el ideario católico del Colegio y su estilo pedagógico.
Desear aproximarse lo más posible a ese ideal es señal de buen espíritu. Los padres han elegido libremente el Colegio para la formación de sus hijos. Ellos han de ser los más interesados en desear que se viva este ideal de educación.
Por su parte, cada alumno deberá disponerse con la mejor voluntad a vivir conforme a los deseos de sus padres y al espíritu del Colegio.

El buen espíritu se apoya en:
  • Una sólida formación religiosa y moral que se consigue por medio de la enseñanza religiosa, las prácticas de piedad y el ejercicio de la caridad cristiana que cada uno debe asumir libremente.
  • El vigor de los estudios, pues el primer deber del estudiante es el estudio serio y constante.
  • La guarda de la disciplina académica, practicada con suavidad y firmeza sin exenciones odiosas.
  • Una buena organización, que supone estrecha colaboración entre todos los miembros del Colegio.
  • El bienestar de los alumnos, que se desarrolla en un clima de libertad y confianza libremente elegidos. El alumno vive en el Colegio como en su propia casa.
Ese buen espíritu hace que se consigan los resultados óptimos en la tarea educativa. Los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos. Tienen derecho a elegir para sus hijos el Centro que consideren más apto para realizar su derecho a educar. El Colegio considera una prueba de confianza el que los padres le entreguen sus hijos para su educación.